CONÉCTATE CON NOSOTROS

Finanzas Sanas

¿Cuál tipo de crédito es más conveniente para la compra de un auto?

Publicado

en

El director de Chiledeudas.cl, Guillermo Figueroa, da a conocer las ventajas y desventajas de optar por un préstamo automotriz o de consumo para la adquisición de un vehículo.

Por segundo mes consecutivo, el sector automotor chileno tuvo un aumento en sus ventas con en agosto de 2020 respecto a los meses de abril, mayo, junio y julio, al totalizar la comercialización de 19.037 unidades nuevas de vehículos livianos y medianos, da a conocer la ANAC.

De esta forma, la disminución con respecto a agosto mes del año pasado fue de 42,4%, cifra que es porcentualmente menor a la caída registrada en los meses críticos de afectación por la pandemia, cuando la baja promediaba un 70%.

Esta recuperación tiene diversos factores. El primero se sustenta en el desconfinamiento progresivo tras la implementación del programa Paso a Paso del Gobierno desde fines de julio de este año. El segundo radica es el esfuerzo que han realizado las marcas durante estos meses para potenciar nuevas estrategias comerciales con énfasis en el comercio electrónico, atractivas propuestas para los consumidores y la mayor seguridad de sus vehículos.

Como un tercer factor, de acuerdo con la ANAC, se identifica el retiro del 10% de fondos de las AFP, con el que varios consumidores han decidido invertir esos fondos en la adquisición de un vehículo, principalmente como herramienta de movilidad y trabajo.

Al respecto, el director de Chiledeudas.cl, Guillermo Figueroa, agrega que el covid-19 impulsará a que muchas personas que en la actualidad no tienen auto adquieran uno, ya que buscarán evitar el transporte público para no contagiarse del coronavirus en esas vías. Pero, para tal compra, ¿es más conveniente usar crédito automotriz o de consumo?

El experto en endeudamiento responsable afirma que “en cuanto a los costos, el crédito de consumo bancario es mucho más económico que un crédito automotriz -hasta en un 25%-, y la garantía que tiene el primer préstamo mencionado es que si se compra un auto a través de él, no queda con prendado. Entonces, en caso de cualquier crisis financiera, se tiene la completa libertad de vender el vehículo inmediatamente para solventar ese momento, si se necesitara”.

Respecto al crédito automotriz, “es más caro, se debe poner aproximadamente un 20% de pie para el financiamiento, y el auto queda en garantía, con una limitación al dominio, por lo mismo, a modo de ejemplo, si se tuviera un problema con un préstamo de consumo por una crisis financiera, el banco puede embargar el vehículo y la persona no tiene cómo resguardarse”, advierte el también Ingeniero Comercial.

Además, el director de Chiledeudas.cl sostiene que las automotoras ofrecen el llamado “crédito inteligente”, “que no es conveniente, pues se trata de un préstamo con la misma cuota a pagar por un período de 3 años y después de ello, se puede pagar el “cuotón final” para quedar con el auto libre de prenda o bien, se entrega otro vehículo del año, pero a diferencia del crédito de consumo el vehículo todavía cuenta con una deuda pendiente”.

Crédito de la foto: Agencia Uno. 

Finanzas Sanas

Te presentamos los tres mejores métodos para salir de las deudas

Publicado

en

Por

Foto: Broker Digital.

Aunque no existen recetas mágicas para liberarnos de las deudas, te entregamos los tres métodos que te ayudarán en este desafiante camino: “Bola de Nieve”, “Avalancha” y “El Alternativo”.

En Chile, la carga financiera de las familias supera el 75% de sus ingresos mensuales. ¿Qué significa esto? Que la mayoría de la gente en nuestro país se encuentra sobreendeudada, incluso, en una situación de morosidad crediticia.

Aunque no existen recetas mágicas para liberarnos de las deudas, el director de Chiledeudas.cl, Guillermo Figueroa, da a conocer tres métodos que te ayudarán en este desafiante camino: los conocidos como “Bola de Nieve” y “Avalancha”, y otro que es “Alternativo”, pero muy efectivo.

“Bola de Nieve”

La “Bola de Nieve” es una de las técnicas más conocidas para salir de deudas. Consiste en pagar primero las obligaciones financieras más pequeñas y al final, las de mayor tamaño, sin dejar de pagar las cuotas de ningún crédito. Pero, para el éxito, es importante seguir algunos pasos.

Paso 1 – Haz una lista de todas tus deudas

Para el Método “Bola de Nieve es muy importante que, además de la lista que se realiza en el común de los compromisos financieros, ordenes tus deudas de la más pequeña a la más grande, considerando el saldo que te falta por pagar.

Paso 2 – Revisa las cuotas mensuales

Una vez que tienes sus deudas ordenadas de la más pequeña a la más grande, será necesario revisar cuánto dinero necesitas mensualmente para pagar las cuotas que venías pagando hasta ahora por cada una de ellas, sumando sus montos totales.

Paso 3 – Decide el monto del pago extra

Para que el método funcione, necesitas una primera “Bola de nieve”. En palabras financieras, corresponde a un pago extra que destinarás para el pago de tus deudas -comenzando, en este caso, por la más pequeña- y que tendrás que decidir después de revisar tu presupuesto mensual, por lo que el monto depende de tus ingresos.

Paso 4 – Destina el pago extra a la deuda más pequeña

En el primer mes que utilizarás el método, pagarás normalmente las cuotas de todos tus créditos. Sin embargo, a la deuda más pequeña, destinarás el monto total de su cuota más el pago extra que definiste.

Paso 5 – Hacer crecer la “Bola de Nieve”

En algún momento, habrás pagado totalmente la deuda más pequeña, lo que es bastante positivo. Desde este punto, seguirás pagando las cuotas de todos tus créditos y asignarás el pago extra más la cuota de la deuda que acabas de pagar a la nueva deuda más pequeña.

“Avalancha”

El método avalancha se basa en contrarrestar el inconveniente de la técnica “Bola de Nieve”. El primer paso es el mismo, elaborar una lista de las deudas pendientes, pero, en vez de ordenarlas de la más pequeña a la más grande, se ordenan de mayor a menor tipo de interés.

La primera deuda de la que adelantar pagos sería, en este caso, la que tenga un interés más alto. Por ejemplo, si el préstamo del auto tiene intereses más altos que el crédito de consumo, se amortizará antes el primero para ahorrar dinero, pagando un monto extra que definirás según su presupuesto.

Una vez establecido el orden, el sistema será el mismo que el de la “Bola de Nieve”, donde cuando se acabe con la deuda, se destinará el dinero que dedicabas a ésta a la siguiente deuda del listado, más un monto extra que debes decidir de acuerdo a tu presupuesto financiero.

Matemáticamente, pagas menos en intereses, ahorrando dinero para poder pagar tus deudas más rápidamente. Enfocándote en el costo mayor, podrás ir reduciendo tus obligaciones financieras desde la más cara hasta la que menos te está costando, en términos de intereses.

“El alternativo”

Posiblemente, luego de leer estos dos métodos para salir de las deudas, te hayas dado cuenta que el requisito principal para tener éxito en ellos depende de que el monto de tu ingreso mensual sea superior al monto de los pagos de las deudas. Si no es tu caso, te presento un método alternativo, que es muy efectivo.

1.- Autoconciencia: Esto quiere decir, reconocer que quieres pagar tus deudas al día, pero que no puedes, y sé que es difícil, sin embargo, es necesario: no te sientas como un delincuente.

2- Soportar la presión: Esto es lo más difícil, ya que cuando no pagamos las deudas comienzan los llamados de cobranza y las amenazas de embargo. Es ahí donde te aconsejo que entregues las señales correctas: el banco o la multitienda deben darse cuenta que no puedes pagar tus deudas. Durante este período, no pagues, no renegocies tus deudas. Aguanta la fuerte presión.

3- Asesórate por expertos: Para tomar este camino, es fundamental recibir asesoría jurídica y financiera de calidad, lo que ayudará a evitar embargos y proteger tus bienes ante las constantes amenazas, además de armarte de herramientas para soportar la presión de las cobranzas.

De esta manera, tus acreedores, al ver que no puedes pagar y que tienes defensa jurídica sólida, comenzarán a realizar ofertas mucho más justas respecto de tus deudas, porque sólo tratarán de recuperar dinero y no de ganar a costa de tus recursos financieros.

sigue leyendo

Finanzas Sanas

En pandemia, ¿es posible endeudarse responsablemente?

Publicado

en

Por

Pese a la crisis del coronavirus, toda persona debe fijarse en el Costo Anual del crédito que tomará, y evitar optar por avances en efectivo, el producto más caro del mercado.

El número de personas morosas en Chile aumenta cada año de manera importante, llegando a más de 4,5 millones de habitantes que viven con impagos financieros, donde gran parte se encuentra en esta situación a través de sus tarjetas de crédito.

Pero, pese a la actual pandemia, ¿cómo evitar ser un deudor moroso y lograr transformarse en uno responsable, que viva lo más tranquilo posible, lejos de la presión de los acreedores y sin el miedo a perder los bienes adquiridos con esfuerzo, por el riesgo de embargos?

El director de Chiledeudas.cl, Guillermo Figueroa, afirma que “es importante cotizar en distintas entidades financieras, comparar el CAE (Costo Anual Equivalente del crédito) y también, intentar que el préstamo por medio de tarjeta sea pactado en la menor cantidad de cuotas posibles”.

“Las deudas no son malas en sí mismas, eso hay que tenerlo claro, pero sí el sobreendeudamiento es negativo, pues lleva a la morosidad. Hay que considerar que un endeudamiento responsable no debe superar el 50% de los ingresos mensuales de la persona o del grupo familiar”, manifiesta el Ingeniero Comercial.

El experto en endeudamiento responsable indica que, al adquirir las denominadas obligaciones financieras, el producto más caro –y de más fácil acceso para la población- es el avance en efectivo que en general es ofrecido por las casas comerciales, con altas tasas de interés para el consumidor, que incluso pueden llegar a duplicar las de créditos de consumo.

Figueroa expresa igualmente que lo ideal es consolidar las deudas en la menor cantidad de créditos, para no tener que pagar los intereses y gastos asociados de cada uno de los préstamos, donde los chilenos tienen en promedio cuatro compromisos financieros por persona, con diferentes entidades como bancos o multitiendas.

“La crisis del coronavirus no es fácil de enfrentar, y muchas veces, se debe acceder a la deuda para solventarla, sin embargo, sí se puede intentar realizarlo de la manera más responsable posible, para que una vez pasada la gran tormenta financiera, la vuelta a la normalidad sea factible de concretar”, asegura el especialista en finanzas.

Crédito de la foto: Agencia Uno.

sigue leyendo

Finanzas Sanas

La educación financiera en Chile tiene muy baja conexión con los colegios

Publicado

en

Por

Un estudio UC revela que un tema de preocupación es el crecimiento de los casos de adquisición de créditos para pagar deudas anteriores, en una práctica llamada “bicicleta”.

Con el objetivo de analizar y describir la evolución del comportamiento financiero de los hogares en Chile entre 2007 y 2017, el Centro de Políticas Públicas UC llevó a cabo el estudio “Evolución del comportamiento financiero de los hogares en Chile”.

Los resultados de esta investigación indican que, si bien en los 10 años analizados la inclusión financiera de los hogares chilenos ha crecido en promedio, se observa una evolución asimétrica por quintiles de ingreso. El quintil de mayor ingreso es el que ha concretado un crecimiento más elevado en su inclusión financiera -casi 20%-, mientras que el de menor ingreso se ha visto estancado.

Desde el Centro de Políticas Públicas UC señalan, sin embargo, que comparado a otros países OCDE y de la región, en Chile se observa que la tenencia de cuentas bancarias de la población está 9 puntos porcentuales por sobre el nivel esperado según el desarrollo del país, convirtiéndolo en un líder en la región en términos de acceso financiero.

Otra conclusión de la investigación es que dado este fenómeno, es imperativo generar conciencia y extremar los cuidados que deben tener los grupos de la población que poseen bajos conocimientos económicos. Diversas mediciones de alfabetización financiera, junto a informes de endeudamiento de la Comisión para el Mercado Financiero, dan cuenta de que son tres los grupos de población sobre los que se deben concentrar los esfuerzos: adultos mayores, mujeres y jóvenes.

Respecto al primer grupo, que es el que cuenta con menor inclusión financiera, el estudio señala que el pago de tratamientos médicos figura como su principal motivación para adquirir deudas. Por su parte, los jóvenes, que cuentan con la mayor inclusión financiera, adolecen como factor de riesgo el tener la más alta tenencia de deudas, especialmente de consumo. Las mujeres jefas de hogar, en tanto, son quienes evidencian una mayor carga financiera y morosidad que sus contrapartes masculinas, a pesar de que tienen menor acceso a crédito que ellos.

Otro dato relevante arrojado por el estudio dice relación con las conductas en torno al manejo del endeudamiento, en donde un tema de preocupación son los casos de adquisición de créditos para pagar deudas anteriores, en una práctica denominada como “bicicleta financiera”. De acuerdo con el estudio, esto es transversal a todos los tipos de deuda analizados, como créditos de consumo con casas comerciales, bancos y créditos informales -con familiares o amigos- y supera a otros países con niveles de desarrollo similares a Chile.

Con respecto a la carga financiera mensual -porcentaje de los ingresos que se destinan al pago de deudas-, en el caso de Chile se aprecian niveles altos para su nivel de desarrollo, lo que es atribuible al hecho de que los hogares chilenos se endeudan a plazos cortos y tasas altas.

Para Nicolás Muñoz, subdirector de Investigación Aplicada del Centro de Políticas Públicas UC, “la inclusión financiera se ha traducido en un mayor acceso a distintos productos de créditos de nuevos segmentos de la población, pero a nivel general, lamentablemente, no ha estado acompañado de mayor educación financiera”.

En materia de educación financiera, Dominique Keim, investigadora del Centro de Políticas Públicas UC, señaló que “una de las principales falencias es que tuvo muy poca conexión con el currículum escolar”. Por lo que su propuesta pone especial énfasis en la actualización de la Estrategia Nacional Financiera, acorde a la nueva realidad socioeconómica de Chile.

Por su parte, Alejandra Pizarro, asesora de la Comunidad de Organizaciones Solidarias, agregó que “necesitamos educación financiera para entender cómo opera el mercado financiero, cuánto me cuesta un crédito. Pero también educación financiera para redefinir nuestra matriz de necesidades. ¿Qué de verdad necesito? Es muy distinto lo que necesitamos de lo que deseamos. Hablemos de esto con nuestros niños, en las escuelas”.

 Foto: Entrepreneur. 

sigue leyendo

NO TE PIERDAS